viernes, febrero 12, 2016

Avances en el Quilt Jardín de la abuela


Últimamente he vuelto a retomar los hexágonos. No de manera constante pero sí con cierto interés de avanzar en este quilt que empecé el verano pasado y del que os hablé en este artículo.



Cada una de estas flores o rosetones, casi como más me gusta llamarlo, tiene tres estampados diferentes ...... y todos cosidos a mano.





Una vez listo, voy colocando alrededor otra ronda en tono crudo que centra dicha flor.
Antes de añadirla  me gusta plancharla por el derecho y por el revés para darle bien la forma y dejar marcados los hexágonos antes de que tenga que quitar los carboncillos que van por detrás.













En un principio iba a  hacer sólo algo para poner en los pies de la cama, pero al ver el buen tamaño de cada rosetón y  comprobar que cundían una vez cosidos, me he planteado hacerlo más grande.
De momento llevo una hilera de tres ya cosidos. He calculado que necesitaré dos o tres más para conseguir el ancho de  mi cama.
Unir estas piezas  formando una hilera  es más aparatoso así que de momento voy  combinando telas y haciendo rosetones.






Me gusta bastante montar este Jardín de la abuela  porque es muy cómo de transportar  y es fácil incluso de coser en el coche cuando vas de viaje.
Aquí veis todos  los que ya llevo hechos. No he hecho cálculos de todo lo que necesito  pero seguramente alrededor de 30.
Estoy segura que quedará preciosa y lo mismo con un poco de suerte la estreno el año que viene.



lunes, febrero 08, 2016

De paseo por Valencia


Hace ya algún tiempo que tuvimos la oportunidad  de pasar un fin de semana en Valencia. Sin embargo no  había tenido ocasión   de contaros algunos detalles  y  hoy por fin   he encontrado un rato para editar el artículo.
Hace bastantes años que visitamos  la ciudad, casi de pasada.
Realmente no conocíamos gran cosa de esta capital.
Vinimos encantados y con una temperatura ideal para ser invierno, fue un descubrimiento.






Paseando entre sus calles  y sin darnos cuenta, llegamos al  interior   de una manzana de viviendas, la Plaza Redonda, que  encierra actualmente numerosos puestos   dedicados a la mercería.





Imaginaros la cara que puse  y el rato que pasé  eligiendo unos cuantos metros en uno de ellos. Lástima que tuvo que ser a toda velocidad porque  la hora de comer se nos echaba encima.




La variedad que ofrece Rosa Tomás es impresionante.





Estas son las puntillas  y cintas que se vinieron a casa.
Aún no tienen destino, pero como muchas, se quedan esperando hasta que les llegue su turno.





Entre otras cosas  La Lonja  nos dejó verdaderamente impresionados.....




....... y entre tanto paseo  paramos a  tomarmos un café en El café de las horas, para coger  algo de fuerzas y continuar descubriendo las numerosas calles  que encierran sitios recoletos y plazas con encanto.



La  Ciudad de las Artes merecía un viaje a propósito, y no era ésta la ocasión. Recuerdo que la última vez que estuvimos en Valencia de paso, vimos  cómo empezaba a construirse. Sin embargo dimos una vuelta en coche para admirar la grandiosidad de los edificios y  apuntarnos un  " hay que venir con los chiquillos".





La ciudad nos encantó también de noche y las luces le otorgaban una magia especial.




El domingo, como es habitual, junto al estadio del Mestalla, se organiza un rastro donde se pueden comprar cosas antiguas. No quería irme sin pasar por allí.









Sin olvidar el regateo típico de estos mercadillos, encontré esta Enciclopedia de las Labores por tres euros.




 Hace un repaso a todo tipo de labores, desde bordados, hasta costura para la casa o prendas de vestir, pasando por ganchillo o labores de punto....curiosa, curiosa....









Increíblemente  entre otras cosas usadas, trastos y demás cosas viejas, había en uno de los puestos, una caja  con un revuelto de lo que parecían puntillas y cosas de ganchillo.
Hice una pequeña selección de unas pocas tiras bordadas  y alguna puntilla de ganchillo del tamaño de una naranja y pedí precio. Un euro por todo.
No me lo podía creer.  Le di su euro  no fuera a ser que  cambiara de idea   y volví a repetir la operación  pero esta vez   haciendo una bola del tamaño de una pelota y por algunos euros más  salí del rastro más contenta que unas pascuas.



Unas piezas de puntillas de ganchillo, seguramente para un juego de cama, una bolsa de ganchillo que parecía para el pan o las labores ......



Y un puñado de puntillas antiguas y tiras bordadas  engrosan ahora mi colección.











Nos despedimos con una visita obligada a la playa de la Malvarrosa y  un sol maravilloso que  daba pena dejar.
¡ Cómo me gustaría tener mar en mi ciudad!




Fue un intenso fin de semana.
 Nos prometimos volver  de nuevo algún día y  continuar descubriendo maravillas de esta ciudad que nos gustó tanto. 







sábado, enero 23, 2016

Sábado de Sizzix: Un monedero con flor Liberty


Hace unos días os explicaba mi odisea con las telas Liberty en Londres. Hoy os cuento en lo que he estado trabajando y que presento en el blog de Sizzix como suele ser habitual los sábados cada dos semanas.
Hacía mucho pero que mucho, que no hacía un monedero y con San Valentín a la vuelta de la esquina , he diseñado un amoroso y casi primaveral monedero para llevar útiles de costura o para lo que se tercie.
Va acolchado a mano, otra cosa con la que disfruto un montón.
Te dejo ya con él por si quieres echar un vistazo al 
Buen fin de semana.



jueves, enero 21, 2016

Reseña del libro Free Motion Quilting Idea Book

Aunque ya pasada,  la época en torno a Reyes suele ser la de elegir libros nuevos. 
Hace ya algún tiempo que me gusta  autoregalarme algunos que he tenido a la espera.
No ha sido el caso con éste que os presento hoy. Lo descubrí a través de una cuenta de Instagram de alguien que no recuerdo ahora.
El caso es que eché un vistazo y enseguida lo busqué porque me pareció perfecto y las que me seguís ya sabéis lo que disfruto con el acolchado libre a máquina.




Publicado el verano pasado por  Amanda Murphy es un libro muy manejable y práctico si estás buscando cómo realizar acolchado libre en bloques  muy habituales en patchwork, nada menos que 30.
El formato de presentación  en muelle me parece genial , de tal manera que puedes hacer consultas, tenerlo abierto mientras realizas el acolchado y sigues los pasos para conseguir esos acolchados que a veces  nos traen de cabeza.
Además ofrece varias versiones de acolchado del mismo bloque
 ¡ fantástico!


La verdad es que estoy contentísima con la adquisición y va a ser a partir de ahora un libro de referencia en mi biblioteca. Aún no me explico cómo no he sabido de él antes.

Los apartados del libro son muy visuales y te dan una idea  del trabajo en un solo golpe de vista.





Hay un apartado para bordes y para acolchados libres fuera de los  bloques.
En total 155 diseños para realizar.






Me parece estupendo también la idea de tener un índice de búsqueda por bloques o por incluso por familias de acolchado, haciendo que la consulta sea rápida y completa.





En fin un libro básico que va a darme mucho juego.
El mío lo compré en Amazon.






Podéis leer más sobre éste libro en el blog de su autora. Por cierto también son de ayuda los vídeos que tiene sobre acolchado, también en su blog.
Este libro se une a la colección de los que ya tengo de acolchado.
Si te encanta el acolchado libre y quieres algo clarito, éste es tu libro.
Ps. Mi comentario no tiene fin comercial y está basado en mi propia opinión, no teniendo ninguna relación con su autora.







domingo, enero 17, 2016

Liberty , Liberty ....... Historias para recordar


Llevo unos días dándole vueltas a la cabeza sobre qué hacer para el próximo proyecto para Sizzix. Teniendo en cuenta que San Valentín se acerca, lo propio sería hacer algo como ya hice el año pasado .Finalmente cuando ya lo he tenido claro, me he puesto en marcha para preparar los materiales..... y  hete aquí que me han venido a la cabeza las telas de Liberty , a las que adoro.












 Y como una cosa lleva a la otra, también he recordado que no había publicado el artículo que tenía preparado cuando volví  de Londres y  os conté  sólo  mis aventuritas  en el  V&A Museum...
Una de las visitas obligadas era  ir  a la archivamos tienda de Liberty.
Recuerdo perfectamente, a pesar del tiempo transcurrido, que llovía y llovía ..... y que no había manera de encontrar el dichoso establecimiento después de callejear y callejear con la familia cansada de detrás de mi. Imaginaros la estampa. Por fin, y aunque íbamos con la aplicación del tlf. en marcha que nos había hecho perdernos, dimos con él. 
Allí me dejaron con escasos veinte minutos para recorrer el edificio.  Yo refunfuñando por el poco tiempo de disfrute, pero consciente del esfuerzo del resto hasta llegar ahí. 
Creo que  ha sido la única vez en la vida que mis pies eran los del correcaminos  y mi vista una flecha que quería hacer diana en todo lo que miraba.







Tras una brevísima pasada en la planta de abajo a la parte de papelería, insisto, con la cabeza loca mirando a todos lados porque toooodo era preciosísimo y requería unos minutos  para ojear papeles, cuadernos, lapiceros, objetos de escritorio forrados de Liberty....... me fui directa a la planta de arriba donde están las telas y todo lo de costura y mercería..... abrigo, paraguas y bolso en mano a patita por las escaleras de madera que dejan ver el interior del edificio.




Con los abusivos precios de estas telas, decidí llevarme sólo medio metro de la que véis aquí que me están cortando y con la que hice una aplicación en un bolso que diseñé en lino para Sizzix y que es uno de mis preferidos. Lo podéis ver aquí.




Después de tomar unas fotos para llevar de recuerdo, mirar y reloj, y observar a un par de mujeres árabes vestidas con túnicas,  que estaban sentadas mientras el vendedor extendía piezas y piezas de telas sobre la mesa como en las películas, y ellas seleccionaban metros que se iban apilando hasta hacer una buena torre...... salí de allí para estar a la hora acordada.Más contenta que unas castañuelas y resoplando del esfuerzo físico y mental, sonreí  a los que ya me estaban esperando.







Pero no quedó aquí la cosa. Ya llevaba otra dirección que había encontrado por internet mientas organizaba el viaje y que se supone andaba en la zona del Museo V&A. La idea era perfecta. Matar dos pájaros de un tiro.
Pero no fue así la cosa.
Con la dirección en mano y con tiempo suficiente y paciencia, fui en busca de Shaukat Fabrics, un sitio que recomendaban por su venta casi exclusiva de Liberty, con buenos precios e incluso con retales de restos,perfectos para pequeños trabajos de patch.

Esto sí que fue una odisea pero  estaba empecinada en llegar hasta aquí fuera como fuera.



Veréis, yo llevaba la dirección, pero buscaba una equivocada. Tras llevar un rato andando y preguntar por Brompton Road, llegué a la susodicha calle pero ninguna tienda de telas aparecía por allí. Eché mano del buscador, merodeé por la zona y se puso a llover ¡ como no! Nada. Pregunté  en una mercería y nadie sabía nada.¡ Qué raro! Sin paraguas volví al sitio inicial de la calle, volví a mirar  la aplicación, miré el número. No podía ser, había una inmobiliaria, exactamente en la dirección que yo llevaba.
La lluvia se hizo intensa y.... yo seguía sin paraguas....Entré, al menos así me resguardaba un poco. Pregunté amablemente a la señorita, no fuera a ser que estuviera allí antes y ahora hubiera otro negocio.
Con el ipad en la mano y el plano en cuestión le expliqué mi situación. Ella miró,puso cara de extrañeza y se dispuso a echarme una mano ¡ qué amable!Buscó en internet ( yo no tenía conexión) y ¡ date con el canto en los dientes ! ¡ Shaukat estaba en Old Brompton Road! Me había comido lo de " Old" en mi dirección.
Afuera seguía lloviendo a mares.Volvimos a mirar el mapa.Estaba justo en la dirección opuesta . Debía volver a deshacer toooodo el camino pasar por el  V&A  de nuevo y seguir  más allá otros veinte minutos andando.... o más.
Increíblemente simpática y amable, la chica me regaló un paraguas rojo con la publicidad de la inmobiliaria  para que no me mojara y pudiera llegar " dignamente".
Y allí estaba yo, paraguas rojo en mano, publicidad al canto y unos pies que corrían todo lo posible.
Y llegué, vaya que si llegué.







Exhausta de la aventurita, me relajé al llegar. Llamé por teléfono para comunicar " el desastre", dejar a la familia tranquila y avisar de mi demora que sería laaaarga, larga.




El sitio en cuestión tiene una planta de calle y un sótano.
Efectivamente algunas libras más baratas.
Tiene incluso corte de vestido o blusa ya preparados.
Los estampados están clasificados  y de verdad que cuesta un mundo hacer una selección.



Eso sí , el corte más pequeño que te pueden hacer es el medio metro y los restos  que puedas encontrar que te gusten de un montoncito que tienen más hacia el interior , abajo.





Aprendí la lección. Hay que llevar bien escrita la dirección a la que vayas.
Imaginaros cuando relaté el asunto a los míos, que optaron por esperarme comiendo ( ya se había hecho la hora), y llegaba con un paraguas bien visible.







Por eso hoy, al decidir usarlas en un proyecto nuevo ,  no podía menos que contaros el origen de  esta media docena de  telas Liberty que se vinieron a casa conmigo.