miércoles, agosto 24, 2016

Descubriendo la Región del Aude en Francia

 Hacía ya algún verano que no volvíamos a Francia de vacaciones. Este año especialmente, estaba deseando que llegaran estos días de disfrute tan ansiados desde hace dos años. El año pasado no tuvimos vacaciones un tema de salud familiar imprevisto así que se puede decir que las esperaba con todas mis fuerzas...... y sí , han sido estupendas!

Carcassonne, capital del Aude francés y que se encuentra al sur del país fue nuestro destino. Desde ahí "montamos el campamento" y nos dispusimos a  conocer algo de la zona. No llevábamos plan de darnos la paliza. Queríamos descansar, pasear, ir sin prisas, así que  lo que nos diera tiempo en los días que estaríamos en esta zona del Languedoc Roussillon Midi Pyrénées

Tengo que decir que vine maravillada de esta ciudad de la que llevaba otra idea. Está a medio camino entre Perpiñán y Tolouse para que te hagas una idea.
En la foto podéis ver el acceso por el puente viejo a La Cité, declarada  Patrimonio de la Humanidad.
Al otro lado del río Aude está la ciudad más moderna, pero también con su encanto.




La ciudadela, doblemente amurallada, está reconstruida y dentro puedes pasear por el entramado de sus callecillas como si estuvieras en  otra época.
Por supuesto tiendas de souvenirs, restaurantes en placitas, bistrós y barecillos con delicias típicas inundan los bajos de las viviendas. Además se puede visitar la Basílica de Saint Nazaire que antes fue  catedral de Carcasona y por supuesto el Castillo.Nosotros hicimos el recorrido dentro con audio guía, muy recomendable.







Aprovechamos para probar una crepe gallete que estaba deliciosa y saciaba el hambre del paseo.





Es formidable cómo tienen organizado el turismo.
En las  distintas Oficinas de Turismo donde te cuentan multitud de rutas culturales, deportivas, gastronómicas.... Seleccionamos lo que se encontraba más cercano y decidimos pequeños paseos.




Como el que hicimos por la Montaña Negra hasta llegar a Saissac y su castillo cátaro al fondo.




Limoux, a pocos km de Carcassonne y que tuvimos la suerte de disfrutar en un día de mercado en su plaza.



La Abadía de Saint- Hilaire, en un diminuto pueblo entre viñedos, donde el silencio inunda cada espacio.
Aquí fue donde los monjes benedictinos inventaron el Blanquette, el primer vino espumoso.....
En el refectorio de la abadía, justo en el lugar destinado a que el monje adoctrinara al resto y con un efecto especial de sonido que hacía que su voz llegara ampliamente a todos, mi hija Claudia rompió el silencio probando este lugar especial, cantando una de las canciones del musical Los Miserables que ya ha interpretado unas cuantas veces.
Para mí , espectacular escucharla en un lugar tan singular a pesar de las risas  y de la improvisación.




....... Y es que hablar del País Cataro es también hablar de  viñedos. Campos y campos allá donde mires, bodegas con Denominación de Origen que invitan a desgustar sus caldos.....




Castelnaudary está algo más lejos de Carcassonne,pero a su vez  es pequeña capital de una de las cinco regiones del Aude. Así que nos fuimos a pasar una tarde que nos sorprendió con un chaparrón.
Sus calles vacías nos hicieron pensar que todos se habían ido a la costa narbonesa, eso o que la gente descansaba discretamente en casa.
Lo mejor fue la visita al puerto del Canal du Midi. Este canal, que también es Patrimonio de la Humanidad, recorre 214 km desde Toulouse hasta el Mediterráneo. Es navegable  y puedes realizar paseos o alquilar un barco y pasar unas buenas vacaciones. Numerosas ciudades por las que pasa te ofrecen esta oportunidad y es un atractivo turístico.




Una mañana de domingo, después de visita obligada al vide grenier ( rastro de cosas de segunda mano y antiguas) de Carcassonne, volvimos a la ruta de la Montaña Negra para darnos una vuelta por otro mercadillo y de paso ver el pintoresco y precioso pueblo de Montolieu, Villa del libro.
Se levanta sobre una colina y su visita bien puede llevar una mañana entera.
Numerosas librerías te invitan  a pasar un rato largo entre sus libros. Muchas especializadas y prácticamente todas de libros antiguos o de colección.
Tiene unas vistas magníficas y si tienes ganas de hacer ruta también puedes darte un buen paseo por el bosque. Desde luego fue una delicia tomarse un café en una placita, pasear por sus cuidadas callecitas estrechas y tomar muchas fotos.






La ciudad medieval de Lagrasse y su abadía eran otro de nuestros planes.Está a tan solo 35 km de Carcassone   y considerada como uno de los " Pueblos más hermosos de Francia" era visita obligada. Y es que no sólo es el País de los Cátaros con sus castillos, sino también el de las Abadías. 
El río separa el pueblo de la abadía benedictina que veis al fondo. El entorno es  idílico y en una parte pudimos ver que había posibilidad de bañarse. Por supuesto nada de ruido de coches ni algarabía de turistas.Sólo nuestros pasos que se cruzaban de vez en cuando con alguno que iba como nosotros en busca de la paz que trasmiten estos lugares.





Unos km más  al sur , y por recomendación en la oficina de turismo, fuimos a visitar el castillo del último Perfecto cátaro conocido y que fue quemado en la plaza del pueblo, Villerouge-Termènes.
Su interior está reconstruído  y  con ayuda de audiovisuales  y audioguía también en castellano, puedes hacerte una idea de la vida en este castillo gracias al relato en primera persona de aquél cátaro que te acompaña incluso hasta en el paseo por los pasillos o por la terraza del castillo. Muy interesante cómo se han integrado los modernos medios audiovisuales para hacernos comprender mejor la historia.

Aunque no llegamos a visitar todas y cada una de las rutas  turísticas recomendadas, nos sirvió para hacernos  una idea. Realmente cuando vas a una zona y luego descubres todo lo que hay por ver, te das cuenta que merece una segunda o tercera visita.

Béziers no pertenece al  Aude pero estaba a nuestro alcance.También se encuentra en la región de Languedoc-Rosellón. Mucho más importante, también  estuvo habitada por numerosos cátaros.
La catedral de Saint- Nazaire, que veis en la foto, te recibe en lo alto de una colina. El acceso es escarpado hasta el casco histórico, pero una vez allí las vistas son extraordinarias.
Béziers nos encantó, tanto que de pensar en hacer una visita mañanera, se nos alargó hasta la tarde.
No pudimos ver una de sus joyas, las esclusas de Fonserannes, en el Canal du Midi, por estar en obras hasta el otoño.






Esta animada ciudad, con sus comercios y sus numerosos lugares que visitar, mereció la pena.




La gran ciudad de Narbona era uno de nuestros últimos destinos. Después de empaparte de pequeños pueblos con sus productos locales , de romper el horario al que estamos acostumbrados todo el año, de comer temprano, de relajarte en paseos por pueblecitos con encanto, de echar fotos a casitas de pueblo con sus ventanas y puertas cuidadas..... el bullicio de una capital, el ajetreo de coches, las grandes calles, los comercios de marca...   chocan un poco.




Aquí nos sentimos turistas en una ciudad que  tiene la costa a muy pocos km. 
Recorrimos sus calles, su catedral magnífica y hasta tuvimos suerte de ver cómo un barco esperaba a a que se abriera la esclusa para pasar de un nivel a otro en el Canal du Midi.....





Como ya sabéis suelo contaros lo que me traigo de estos mercadillos tan característicos franceses. Brocantes, Marché aux puches y Vide greniers son los distintos que hay según el tipo de artículos que se vendan.
Los vide greniers son casi con seguridad mis favoritos. Gente encantadora que de manera particular te ofrecen cosas por un módico precio que a mí me parece de risa en muchas ocasiones, o mercaderes que llevan algo más de valor e intentan sacar sus productos a la venta.
Normalmente son muy tempraneros y a veces, como éste que visitamos por la Montaña Negra, tenía lugar durante todo el día, ofreciendo incluso pequeños puestos locales de viandas o bien de asociaciones del lugar que quieren sacarse unos eurillos vendiendo chocolate, rosquillas o bocadillos de embutido acompañado de un vinito de la tierra.
Me encantan, y al resto de la familia también. Siempre suele encontrar cada uno algo que le llama la atención.





Y estos han sido mis tesoros.




Predominando ropa de casa, puntillas, bordados si hay suerte, tapetes, pañuelos ...... algo de vajilla, libros y postales.



Este juego, aunque fuera de plástico, me pareció una monada y por dos euros y medio no podía dejarlo escapar.





A veces encuentras piezas incompletas , o paquetitos de puntillas.
También conseguí algunas servilletas con monogramas que me dejaron a un euro. A veces las gangas están donde menos lo esperas porque me las vendió una mujer española.




Lo del cajón de imprenta fue de risa.
Mi marido me comentó que  lo había visto  y que quizá me podía interesar.
Me atendió una joven:
-¿Cuánto cuesta?
-5 euros, pero puedo ajustar ...... ¿ 3 euros?. Me sonrió con ganas de vender.
-¿ 2 euros? Pregunté yo.
-Ok, perfecto, 2 euros. Contestó ella cogiéndolo del suelo.

Ojiplática me que quedé como podéis imaginar.
Y es que regatear está a la orden del día.
Ahora me toca restaurarlo ,jeje.



Estas piezas también fueron otro hallazgo. Eso sí , si ves algo interesante no hagas tiempo hasta encontrar algo mejor, porque quizá eso que acabas de ver es lo mejor. 
La experiencia ya me ha enseñado que si merece la pena, no puedes dejarlo pasar porque quizá luego cuando vuelvas  ya no esté.






Para terminar os dejo este vídeo que he montado con lo más significativo y que a mí me ha servido para recordar los preciosos sitios que hemos visitado.

Ha sido una entrada larga, así que  te doy la enhorabuena si has conseguido leerla entera!!!
Mil gracias!!!




8 comentarios:

Con La Aguja En Mis Manos dijo...

Que rincon mas bonito!
Un beso

Robledo Ruiz dijo...

Pues si la leido entera, y me encantan tus compras, un beso

Eliana Belón dijo...

Estupendo viaje, qué de castillos, preciosos, señoriales y muy bien tenidos, la naturaleza no se quedó atrás, todo de sueño y tus compras realmente de ganga, también tienes excelente ojo para tus adquisiciones, leer tus artículos es una verdadera delicia, me transportas a los parajes idílicos que visitas; muchas gracias por compartir.
Un abrazo.

Sandra dijo...

Cuanta maravilla, besos.

Mayte.M dijo...

Maravilloso reportaje,y las compras geniales .

Mercedes dijo...

Gracias Robledo!Pensé en hacerlo dos partes pero sl final cayó todo junto. Un placer verte por aquí otra vez

Olga Cabello dijo...

Magnífico reportaje y preciosos tus tesoros. Todavía estoy alucinando con el cajón de imprenta y las puntillas.

Besitos.

Olga

La Ardilla Ana dijo...

Hola guapa, menudo viajecito!!! Hace un par de años visité algunos de esos sitios pero veo que también me perdí alguna cosilla. Disfruta mucho y cuando puedas pásate a recoger el regalillo que te espera en mi blog (laardillitadelpatch.blogspot.com).

Un besote,
Ana