lunes, diciembre 03, 2012

Lunes de cuento

 

Cuestión de hilos

Cuento 4

El fin de semana había empezado de una manera estupenda. Levantarse sin prisas, disfrutar relajadamente de un buen desayuno y planear el día le encantaba.

Había esperado este par de días con impaciencia. Quería preparar un regalo a una amiga especial y por eso hacía tiempo que tenía encargados unos preciosos hilos con unas tonalidades que le recordaban al otoño y que justamente el cartero había dejado en su buzón el día anterior. Los colores recorrían todos los tonos que van adquiriendo las hojas a lo largo de la estación. Se veían preciosos.

 

 

 

La pequeña de la casa iba y venía a su alrededor , merodeando de manera inquieta sin dejarla concentrarse y saborear el momento. Observaba a su madre mientras jugueteaba con Anita.

Anita era su pequeña muñeca, un bebecito que lo Reyes Magos le habían dejado el año anterior y que no soltaba ni para ir a dormir.

Sin embargo lo preparó todo con cuidado orden. Hojeó las hojas del proyecto, colocó los hilos, planchó el lino y contó las siete anillas de madera que había guardado durante tanto tiempo como un tesoro. Nunca las había vuelto a ver iguales desde que las compró en una pequeñita tienda de un pequeñito pueblo de León. Al parecer las hacía un artesano del lugar y por eso todas tenían vetas diferentes.

 

 

Durante un pequeño rato lo miró todo como si de una niña se tratara deseando mordisquear un buen pedazo de pastel. Sí , el día iba a ser fantástico.

 

 

Una llamada de teléfono la distrajo un momento y la chiquilla desapareció de su vera mientras terminaba la conversación. Al reanudar su tarea algo alteró su apacible día. Sus maravillosos hilos tostados habían desaparecido junto con una de las anillas. Miró a un lado y a otro, en el suelo, junto al teléfono que había dejado... nada , los hilos no estaban.

En ese momento de preocupación e inquietud apareció la pequeña con Anita. Ella respiró tranquila y planeó una explicación.

La muñeca lucía una maravillosa melena color miel y una original pulsera.

 

 

Mercedes Jiménez



Ps. La escritura y fotografías de este cuento pertenecen a su autora, no realizando ninguna copia para cualquier ejercicio o actividad.




 

 

 

 

5 comentarios:

MARIA dijo...

Tan cortos y tan intensos!!!!
Me ha gustado mucho.... algo en el buzón que no es de pagar, unos hilos preciosos, el sabor de un nuevo proyecto, lo entrañable de una niña alrededor acompañada de la muñeca y la inocencia de usar los hilos y la anilla para adornar su muñeca.... Ains!! que cuento más bonito.
Besos, hoy no hay te y me voy a hacer la cena.......... Mª José

Arantxa puntadas dijo...

Hola Mercedes, que cuento tan bonito, buenas noches

Maite G. dijo...

Que bonito!

Amelia dijo...

Hola Mercedes muy bonita tu narración. Preciosos los colores de los hilos. besos.

Mª Jesús Martínez dijo...

Mereció la pena esperar una semana..
"Que bonito".
un saludo
Mª jesús